El miércoles 11 de marzo parece que fue en otro mundo, llovía en la tarde noche de Junín luego de un día caluroso, de esos que recién en abril comienzan. Marzo comenzó con las actividades relacionadas con el paro internacional de mujeres, las acciones de visibilidad lésbica y el reclamo de #niunamenos, en un país donde los femicidios no cesan.

En nuestra ciudad, el movimiento de generos y diversidades ha logrado una articulación muy fuerte que se cristalizó a fines de 2019 con el Festival Yo, Monstrue. Este evento conformó un colectivo de colectivos, que no se quedó conforme con la trascendencia de su lanzamiento, sino que se sumaron a organizar la parada en Junín de Susy Shock, que estaba planificando su gira por el norte bonaerense.

Minutos antes del show que brindó en la Casa del Pueblo, la tomamos prestada para conversar y conocer más sobre sus ideas, reflexiones y posicionamientos. Susy nació en Buenos Aires, pero por su crianza y tradición familiar tiene una “identidad muy tucumana”. En la entrevista, cuando fue preguntada por sobre lo que genera el patriarcado en la conformación de la sociedad, dijo que “nos interpela desde un lugar muy cruel. No se si lo vamos a ver pero la sociedad se va a seguir reconstruyendo”. Susy plantea que es necesario crear “nuevos roles y vínculos”, y que en ese proceso, que es de “mayor empoderamiento femenino, es cuando vemos mayor cantidad de femicidios”.

Proveniente de una generación que militó desde los derechos humanos, la visibilidad de las personas trans es parte de esa lucha, pero al mismo tiempo nos deja la pregunta sobre “¿Qué sería la humanidad hoy?”, para luego agregar, “cuando nos piden buenos modales y paciencia pero en la historia los varones nunca la han ejercido con nosotros”. El camino, según Susy hay que encontrarlo en las nuevas generaciones, que “plantean nuevos modos de vínculos donde no escasea la ternura”.

En el cierre de la charla, le preguntamos a Susy sobre que temas podrían trabajarse en las agenda locales, y remarcó los cupos de trabajo en los Municipios, que en su gran mayoría no se cumplen… y si bien quedaron muchas más preguntas en el tintero, se acercaba la hora de su presentación y dejamos que prepare su voz para un público que a pesar de lluvia, y cuando el coronavirus no nos obligaba a cuidarnos en nuestras casas, llenó la Casa del Pueblo en una actividad a la que no le faltó cariño, afecto, militancia y compromiso.

 

Compartir